< volver

En verano, lava bien frutas y verduras

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 2 de agosto de 2017

Frutas y verduras lavadas

 

El verano nos encanta en La Cocina de Alimerka. Y es que es sinónimo de comidas bien fresquitas, ligeras y de lo más saludables. ¿Sabes cuáles son nuestros preferidos del verano?  Frutas y verduras, por supuesto. Y no solo nos gustan a nosotros, sino que esta es la época del año en la que más vegetales crudos comemos.  Así que si en tus menús veraniegos no hay sitio para gazpachos, ensaladas o frutas, te estás perdiendo lo mejor del verano. Eso sí, evita riesgos innecesarios y si los vas a tomar crudos, lávalos bien. Descubre en La Cocina de Alimerka algunas de las claves para consumir estos alimentos crudos en verano y hacerlo de una manera segura.

Lava primero, desinfecta después

Aunque el simple gesto de lavar las frutas y verduras antes de comérnoslas ya suele ser suficiente para eliminar restos de suciedad y microorganismos, es importante extremar las precauciones y lavar de una manera adecuada los alimentos que vamos a consumir en crudo, sobre todo en época de calor.  Y para que su consumo sea del todo seguro, nunca está de más acompañarlo de una adecuada desinfección. Te lo contamos a continuación.

Elimina cualquier rastro de suciedad o deterioro, con estos sencillos pasos:

  • Elimina las hojas más externas, si se trata de vegetales de hoja como sucede en el caso de la lechuga.
  • Si el alimento presenta zonas dañadas o en proceso de deterioro, elimínalas y asegúrate de lavar el cuchillo antes de volver a ponerlo sobre el alimento.
  • Si el alimento presenta restos de tierra o suciedad, lávalo hasta eliminarla totalmente. Para estos casos contar con un cepillo exclusivo, puede resultar de gran utilidad.  Y si el alimento no presenta suciedad a simple vista, con lavarlo unos segundos bajo el chorro de agua, será suficiente.

 Una vez lavado, desinfecta

Una vez bien limpia nuestra fruta o verdura, no estará de más desinfectarla.
Reducirás al mínimo los riesgos de una infección alimentaria. Y es de lo más aconsejable cuando el calor aprieta y las bacterias se multiplican rápidamente. Mira lo sencillo que es conseguirlo.

  • Sumerge el alimento en agua con un desinfectante alimentario. Para ello podemos recurrir a preparados especiales para este fin, optar por unas gotas de lejía que especifique que es apta para uso alimentario o si prefieres una opción natural, usa unas gotas de vinagre y déjalo actuar durante unos 15-20 minutos.
  • Transcurrido este tiempo, enjuágalo bien para eliminar restos y listo para comer.

Y tú, ¿limpias o desinfectas? No corras el riesgo este verano y manipula de manera adecuada frutas y verduras.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)